Los contribuyentes tienen diversas dudas respecto de los montos y periodicidad en la cual harán deducibles los gastos que realizan durante la operación normal de su actividad profesional, comercial o empresarial.

Existen dos tipos de gastos: los gastos de capital o de inversión (Capex) y los de operación (Opex)

Dentro de los Gastos de Capital, encontramos todos aquellos que se requieren hacer como parte de la renovación del activo fijo; por ejemplo, el parque vehicular, el mobiliario de oficina, el equipo de cómputo, etc.

Los gastos de operación, son aquellas erogaciones necesarias dentro de la cotidianeidad del funcionamiento y desarrollo de las actividades. Por ejemplo, las compras de mercancía, los sueldos, la renta del inmueble, los servicios de luz y teléfono, la gasolina, las compras de papelería, las reparaciones y mantenimiento, etc.

Los gastos por asistencia médica, dental, hospitalaria, colegiaturas, interés por créditos hipotecarios, etc., son Deducciones Personales que se realizan durante el año; sin embargo, es hasta la presentación de la Declaración Anual que se puede efectuar la deducibilidad correspondiente.

Que es deducible de los Gastos?

Respecto de los Gastos de Capital o de Inversión, conforme lo establece la Ley del Impuesto Sobre la Renta, en el artículo 31, únicamente se podrán deducir mediante la aplicación en cada año de los porcentajes máximos autorizados. Estas deducciones se conocen como Depreciaciones.

Por lo que se refiere a la deducibilidad de los Gastos de Operación, el artículo 39 de la LISR señala que se podrá deducir el importe total por la adquisición de mercancías para su comercialización así como los gastos en los que se incurra para adquirirlas; por ejemplo los fletes.

Es muy basta la cantidad de conceptos de gastos que efectúan los contribuyentes en el desarrollo de sus actividades; lo que también es cierto, es que cometen errores frecuentes al momento de llevarlos a cabo en función de lo que estable el SAT como requisitos para considerarlos como deducibles.

Recomendaciones:

No hacer deducibles gastos como la despensa, teléfono particular, la ropa de los hijos, comidas familiares, etc.

Buscar proveedores que emitan CFDI para deducir gastos, compras o inversiones. Las notas de remisión, nota de venta o tickets no son suficientes para deducir un gasto.

Deducir los gastos del vehículo que sea estrictamente indispensable para cumplir con el propósito de las actividades comerciales, empresariales o profesionales. El SAT considera una práctica fiscal indebida el contrato de comodato con el fin de deducir la adquisición de un vehículo y los gastos relacionados.

No utilizar las deducciones personales, tales como honorarios médicos, dentales, gastos hospitalarios, de funerales, donativos, etc. en las declaraciones mensuales. Lo mejor es llevar un registro y control de las deducciones personales para la declaración anual.

Compartir

Comentarios

Deja un comentario